El origen de los Sanfermines.

Encierros los ha habido y los hay en muchas partes de la península. Responden todos a la necesidad de trasladar las reses desde los corrales de fuera de la ciudad hasta la plaza.cartel_san_fermin

 

Los orígenes de las fiestas de San Fermín se remontan a la Edad Media y están relacionados con tres celebraciones: los actos religiosos en honor a San Fermín, intensificados a partir del siglo XII, las ferias comerciales y las corridas de toros, documentadas desde el siglo XIV.

En los inicios, la fiesta conmemorativa de San Fermín se celebraba el 10 de octubre, pero en 1591 los pamploneses, cansados del mal tiempo, decidieron trasladar la fecha original a julio y hacerla coincidir con la feria. De este modo nacieron los Sanfermines.

Con el siglo XX los Sanfermines alcanzaron su máxima popularidad. La novela “The sun also rises” (“Fiesta”), escrita por Ernest Hemingway en 1926, animó a personas de todo el mundo a participar en las fiestas de Pamplona.

En Pamplona el recorrido ha tenido variaciones históricas según la conveniencia y las necesidades del traslado. En un principio no se corrían los toros en este recorrido, pero en fecha indeterminada los carniceros, gremio encargado de conseguir el ganado (por esa razón tuvieron reservado para ellos el tramo de Santo Domingo), empezaron a acompañar a los pastores en el trabajo de guiar a los toros y cabestros hasta la plaza.

Con el tiempo se popularizó el entretenimiento y se empezó a correr delante de los animales y no detrás como hasta entonces (como siguen haciendo los pastores del encierro).

En 1852, al construirse una plaza de toros estable en su actual emplazamiento, el recorrido del encierro dejó de pasar por la calle Chapitela y quedó fijado en el actual. El recorrido, además, se acortó, ya que desde 1899 los toros pasaban la noche en los corrales de Santo Domingo. Por eso la víspera al anochecer hay que trasladarlos allí desde el Gas. Es el “encierrillo”.

Clínica veterinaria Peludos.

Deja un comentario